miércoles, 30 de mayo de 2012

Pensamientos

Hola, hola soñadores^^ Hoy vengo a traeros una historia que escribí ayer para un concurso de microrrelatos^^


Lo odio. Odio ese sentimiento de impotencia que tienes cuando sientes que no puedes hacer nada. Y es cierto, no puedo hacer nada, al menos, ya no. Ya se ha ido, ha cogido el avión y se ha ido, y yo no he hecho nada para evitarlo. Todo por mi maldito orgullo. Y ahora estoy aquí, sentado en las escaleras, sin moverme, como un idiota, con este sentimiento de que ya no puedo hacer nada. ¿Cómo puedo resultar tan idiota? Tendría que haber hecho, haber dicho algo. Pero no… prefiero ser orgulloso y no ceder. Si encima ella me había dado una oportunidad… “Sé que estás arrepentido, dime que me quede y lo haré”, había dicho. Y yo ni siquiera le había mirado a los ojos. Ya nada puede cambiar, lo nuestro fue una historia de un solo día, no tengo nada de ella más que su nombre. Kim. Seguramente ahora mismo estará todavía en el avión y ya habrá encontrado a alguien con quien sustituirme. No puedo creer que sea tan idiota, sólo una oportunidad. Una oportunidad más y juró que no la dejaré marchar.
Subo a casa y enciendo la televisión. No puede ser, me quiero morir. Ahora sí que se ha acabado todo de verdad. Acaba de salir una noticia de un avión, se ha estrellado. Ha muerto. Ahora sí que no volverá nunca y todo es culpa mía. No tendría que haberle dejado marchar. Aún seguiría viva.
Con este último pensamiento en la cabeza vuelvo a salir. Necesito pensar, todo ha pasado demasiado rápido. Entonces se me ocurre, puede que no haya sido su avión, también puede que sí pero nunca lo sabré.


1 comentario: