sábado, 2 de junio de 2012

Capítulo 1. ETRUME.

Lo prometido es deuda aquí está el capítulo 1. ¡Ah! y prometo que este finde sin falta estará el menú ;)


Capítulo 1


Me he pasado la noche en el hospital, no me he querido separar de su cuerpo. Supongo que se llevarán hoy su cuerpo: para investigar las causas del asesinato.
A mí supongo que me llevarán con lo servicios sociales para decidir dónde me colocan, puesto que no tengo más familia. Nunca llegué a conocer a mis abuelos y mi padre murió hace tres años. Fue en un accidente de avión; no hubo supervivientes.
La habitación está muy silenciosa, es normal, pero no me gusta que haya tanto silencio. Me recuerda que mi madre se ha ido, que ya no va a volver. NUNCA.
Es la típica habitación de hospital, hay dos camas, separadas por cortinas y dos pequeños sofás, uno a cada lado de la habitación.
Una de las camas está vacía, en la otra se encuentra el cuerpo de mi madre: la trajeron aquí al llegar para intentar reanimarla. No lo consiguieron. Quisieron llevarse el cuerpo enseguida, pero lo dejaron ahí cuando les supliqué que me dejasen despedirme de ella. Llevo toda la noche llorando. No creo que me queden ya lágrimas.
La puerta se abre de repente y entra una de las enfermeras, acompañada de dos hombres.
—Es la hora —me dice—. Espera fuera.
Echo una última mirada dirigida al cuerpo de mi madre, para despedirme, y salgo de la habitación. Cuando me encuentro fuera me dirijo hacia unas sillas que hay fuera y me siento a esperar, no sé bien el qué.
Después de esperar un rato, veo que vuelven a salir con el cuerpo y que se lo llevan por el pasillo. No sé que habrán estado haciendo ahí dentro.
Veo que se acerca alguien por el pasillo: es una chica. Tiene una corta cabellera negra. Sus ojos son de un azul intenso y es bastante alta. Lleva una camiseta azul sin motivos y de manga larga, unos vaqueros de color claro y unos zapatos con plataformas. Seguramente será por eso que parece tan alta.
—¡Hola! Eres Lily Yalímels, ¿verdad? —Dice con voz amable.



0 soñadores:

Publicar un comentario