martes, 25 de septiembre de 2012

What doesn´t kill you make stronger: Capítulo 4

Hola, hola soñadores^^ Sé que actualizo poco pero ahora más con el instituto casi no dispongo de tiempo para escribir u.u En fin hoy os traigo capi nuevo de este fic/novela.



Capítulo 4
Un cuento de hadas
[Jasper]
—¡Vamos! ¡Date prisa!
—Es que me has hecho correr mucho hoy, ¿quieres matarme por sobredosis de cansancio? Estoy muerta.
—Yo te veo bastante viva no tienes pinta de fantasma —digo sarcástico.
—Míralo que gracioso el señorito, ahora está chistoso. —Contrataca.
—Venga ya falta poco —le animo.
—Es que no puedo más. Sentémonos un rato allí, luego seguimos.
—Venga no seas quejica que ya llegamos.
—Pero…
—Vamos, vamos.
Le cojo de la mano y la arrastro detrás de mí. Es un poco quejica pero seguro que en cuánto lleguemos deja de quejarse.
[Lily]
Me empieza a arrastrar detrás suya para que vaya. Lo conoceré poco, pero en el poco tiempo que he tenido para conocerlo me he dado cuenta de que es cabezón como él sólo. Aunque no entiendo por qué hace todo esto por mí. Nunca le he importado a nadie, ni siquiera a los que yo creía que eran mi familia. Aún recuerdo sus caras cuando me dijeron que subiese a mi cuarto. Monstruo, eso era lo que leía en sus ojos.
Nos acercamos poco a poco al límite de un bosque y nos adentramos en él.
—¿Me vas a decir ya adónde me llevas?
—¿No puedes estar callada y esperar?
—Pues teniendo en cuenta que prácticamente me estás secuestrando… No.
—¡Oh, vamos! Sé un poco paciente. Mira cansina. Es allí.
Miro hacia donde me indica y me desmoralizo. Es preciosa. Ante mis ojos, a lo lejos veo una caseta de ensueño. Me acerco hasta ella para contemplarla en todo su esplendor. Parece hecha por unas hadas. Eso es, es como un cuento de hadas. Una cabaña de madera, con flores que la rodean por todas partes. Abro la puerta y entro. La cabaña es igual por dentro: todo está construido con materiales del bosque.
—¿Es tuya? —le pregunto mientras sigo curioseando.
—Bueno era de mi padre. La construimos juntos mi padre, mi hermana y yo, pero nunca había podido volver.
—No me habías dicho que tenías una hermana.
—No importa, no quiero hablar de ello —dice con tono brusco—. ¿Qué te parecería pasar aquí la noche? Va a oscurecer pronto.
—Pero ¿por qué no podemos quedarnos aquí para siempre?
—Porque nos encontrarían y nos llevarían con los servicios sociales. A mí de vuelta al reformatorio y a ti a tu casa o un orfanato, según de dónde te hayas escapado.
—Tienes razón —digo sentándome—. Pero no lo entiendo, ¿por qué haces todo esto por mí?
—Confórmate con que lo haga. —Dice con tono brusco y dándose la vuelta. Después vuelve a girarse y sonríe, pero juraría que intenta ocultarme algo—. Además, asume que si estuvieses tú sola ya habrías tenido que volver a de donde sea que te escaparas.
—Me escapé de casa y no. Créeme no habría vuelto. Nunca lo haré.
Se da la vuelta y sale de la cabaña.
—Necesito tomar un poco de aire, luego volveré.
Y se va así. Sin darme tiempo siquiera de contestarle, porque ya ha salido corriendo.
[Jasper]
¿Por qué mierdas se parecen tanto? Esta vez no puedo fallar, tengo que protegerla. No pude cuidar de ella, pero cuidaré de Lily. No dejaré que vuelva a pasar lo mismo. Nunca. Esta vez no.
Vuelvo a correr por el bosque, necesito descargar la adrenalina. De repente, empieza a llover a cántaros. Alzo la mirada al cielo, pero me da igual. No quiero pensar más en eso y correr es la única forma de evitar tener tiempo para pensar. 

Besosos de osos^^ 


martes, 18 de septiembre de 2012

Relato corto: Adiós

Hola, hola soñadores!!^^ Hoy vengo con un nuevo relato :D Es algo triste, pero me ha salido así xD Sin más os lo dejo:


Adiós
Los insultos llueven por todas partes. También vienen empujones, golpes, puñetazos… Acoso. Maltrato. Esto es lo que sufre Miley a diario. Lo único que necesita es ayuda, una mano amiga que le ayude a salir de este buque en el que ha caído. Pero nadie lo hace, y quien lo hace luego le traiciona. Así es la vida: a veces justa, otras no tanto. Es lo que le ha tocado vivir. Y no se queja, al menos no mucho. No es feliz. Su vida no tiene sentido. Su padre, un adicto a las drogas y al alcohol llega a casa todas las noches fatal y lo único que hace es maltratarla y violarla. Sí, violarla. Desde los nueve años.
Todos eran felices antes, hasta que pasó el accidente. Cuando Miley cumplía ocho años ella y sus padres iban en coche camino del zoo, cuando un coche en dirección contrario se les cruzó de frente. Su madre entró en coma, muriendo seis meses después, su padre sufrió heridas muy graves, al igual que Miley. Después de que su mujer muriese el padre de Miley se refugió en las drogas y la bebida, ya que la culpa lo corroía por dentro. Desde entonces Miley paga cada noche por ese fático accidente, cuando su padre se volvió loco.

Miley acaba de llegar a casa después del colegio, allí tampoco le va mejor todos se ríen de su sus heridas, o de lo torpe que es ya que siempre ha dicho eso para no admitir la triste verdad: que su padre la maltrata. Se abre la puerta de casa, Miley se asusta. Luego se tranquiliza. No seas tonta, es pronto, papá no llegará hasta la noche. Pero se equivoca. Su padre ha venido antes y esta vez peor que nunca.
—Miley, cariño, ¿dónde estás? Ven a que papá te vea. —La llama.
Miley no sale de su escondite, permanece escondida debajo de su cama oyendo como su padre se va acercando y va mirando por la habitación.
—Miiiiiley. ¿Dónde estás?  Vamos, sal, no voy a hacerte daño.
Pom. Pom. Los pasos se escuchan cada vez más cerca. Y, desgraciadamente su padre al fin la descubre.
—¿Qué hacíais ahí, niña estúpida? ¿No ves que te estoy llamando?
Otra vez no, piensa Miley. Pero la pesadilla se hace realidad una vez más.

Ya no puede más. Se acabó, piensa. Mira a su padre: está tan dormido que no se enterará de nada. Abre una ventana. Y así se suceden sus últimos segundos de vida infeliz, ha saltado por la ventana. La muerte es inminente. Por fin será feliz, ya nadie podrá hacerle daño.

Eso es todo^^ Besosos de osos^^


domingo, 16 de septiembre de 2012

ETRUME: Capítulo 2

Hola, hola soñadores^^ Hoy os traigo el capi dos de esta novela^^ Espero que os guste :) No olvideis comentarme cualquier fallo que veáis con total confianza.


Capítulo 2
Al llegar de vuelta a casa  empezaron las noticias: Harry nos dijo que esa tarde iríamos al notario a leer el testamento de mi madre. También nos dijo que iríamos al hospital, iba a acoger a otro chico. Al parecer le habían dado una buena tunda y por eso estaba en el hospital; no se sabía nada de sus padres.

*****
Cuando el notario se puso a leer el testamento prorrumpí en llantos. Fue por la sola idea de saber que esas palabras habían sido suyas con anterioridad. No había cambiado el testamento desde después de la muerte de mi padre. Como soy menor de edad Karen y Harry me lo guardarían todo hasta que tuviese edad para poder hacer uso de ello.
Unas horas despu.es, cuando llegamos la hospital se oían unos gritos que alteraban el silencio del hospital. Nos indicaron que era el chico al que buscábamos el que gritaba, empezaba bien la cosa. Nos pidieron que por favor nos lo llevásemos, ya que ya estaba mejor y no lo podían tener gritando molestando al resto de pacientes.
Entramos en su habitación:
—Hola Jasper —dijo Karen—. Hemos venido a buscarte para…
—¿Para sacarme de aquí? ¡Ya era hora! —dijo él interrumpiéndole.
—Sí, vamos a llevarte a casa.
—Yo no tengo casa, vivo en la calle.
—No les estás entendiendo. Son tu nueva familia de acogida, aunque con el panorama que estás montando casi que prefiero que te quedes en la calle. Y así no tener que soportarte.
—Ya ¿y tú quién eres? ¿Mi hermanita de acogida?
—Por desgracia.
—Pues claramente no voy a ir, y no podéis hacer nada para impedírmelo.
Nos costó lo suyo conseguir que viniese con nosotros, pero al final lo conseguimos. Llevarme bien con él iba a ser muy difícil. Ni siquiera sé cómo aguanté las dos horas en coche que debíamos hacer para volver. Jasper parecía haber planeado hacerme la vida imposible, por algún motivo que desconocía.
All llegar a casa me encerré en la habitación, no quería saber nada de Jasper, mucho menos soportar sus estupideces.

*****
Al día siguiente el colegio no empezó como había previsto. A Jasper le tocó ir a 3ºA, Harry lo había matriculado mientras nosotras volvíamos andando a casa, en realidad lo sorprendente fue que no nos cruzásemos. Al entrar en clase un corro de chicas se me acercaron:
—¡Hola!
—Tú eres la nueva, ¿verdad?
—Aquí te lo vas a pasar genial.
—Sí, hay muchos chicos guapos.
—¡Tú sólo piensas en ligar! —le dijo a… ¿su amiga?, después se volvió hacia a mí—. ¿Tienes tuenti?
—¿Y Facebook?
—¡Chicas dejarle respirar que acaba de llegar!
—¡Gracias1 —dije respirando aliviada—. A ver voy una por una: hola. Sí, soy nueva creo que resulta obvio ¿no? Genial, espero pasármelo bien. Todavía no he visto a ninguno así que no puedo juzgar a ninguno. Y sí tengo tuenti y también Facebook. Y creo que eso es todo. Bueno y me llamo Lily.
—Gwen.
—Patry.
—Mel.
—Annie.
—Claire.
—Sally.
Saludé a todas. Hasta entonces estaba todo bien, pero de repente entró otra chica corriendo en clase.
—¿Lo habéis visto? ¿Lo habéis visto? —decía mientras no paraba de saltar.
—¿El qué?
—¡El qué, no tía, a quién —la zarandeó mientras saltaba.
—Bueno pues ¿a quién?
—Joder, tía, escúpelo ya.
—Al nuevo de tercero, es que es… y… ¡Bua está cañón!
—Venga no jodas —se me escapó en ese instante.
—Ah, hola. Yo soy Jenny. ¿Tú lo conoces? —dijo reparando por fin en mí.
—Por desgracia, vive conmigo.
—¡¿En serio?! —dijo Sally sorprendida mientras se sentaba cerca de mí.
—¿Es tu hermano?
—NO.
—¿Y entonces?
—Joder su familia de acogida es también la mía, ¿vale? —dije mientras me daba la vuelta y me iba de allí.
No pude evitar ponerme a llorar. ¿Quiénes se creían para meterse así en mi vida? Vi que el profesor llegaba junto con el resto de alumnos mientras yo me dirigía al baño. Me enjugué la cara en el lavabo y miré mi reflejo. Estaba horrible. Tenía unas ojeras del quince, fruto de haber dormido muy poco últimamente; el pelo seguía siendo indomable, como siempre, y lo llevaba de cualquier forma. Me sequé la cara y entré en clase, el profesor entró justo detrás de mí tras terminar de hablar con un compañero. Me senté en la última mesa de la fila que estaba más cerca de la ventana.
Clase de matemáticas, siempre han sido las que me resultaban más fáciles. No me dediqué mucho a prestar atención, sino a mirar por la ventana. El instituto tenía un pequeño bosque en el patio y me pasé toda la clase observando los pájaros que volaban sobre el bosque. En la hora del recreo me perdoné con las chicas, me había pasado bastante pero estaba algo sensible después de lo de mi madre. Además parecían ser las únicas interesadas en tener algún tipo de amistad conmigo, no les culpo nunca he puesto mucho de mi parte para ello.
El camino de vuelta a casa desde el instituto lo hice sola, o al menos eso intenté.
—¿Qué pasa contigo? Levo media hora llamándote. —Me dijo Jasper, alcanzándome al fin.
—Lo sé, simplemente te ignoraba. No te lo tomes a mal, suelo hacerlo con la gente a la que no aguanto.
—No te he hecho nada —dijo parándose y mirándome con semblante serio. Yo, por mi parte, seguí caminando.
—No hace falta. Conozco a los tíos como tú. Empecé a odiarte en el hospital. Eres de esas clases de personas que se creen los mejores. Solo con ver esa mirada que tienes basta para saber que eres un orgulloso, y que te crees que estás por encima de los demás. Pero yo no tengo tiempo para tus gilipolleces, a mi madre la han asesinado y no pienso dejar que las cosas se queden así. Tengo muchas cosas de las que preocuparme como para tener que andar soportando tus tonterías.
—Tienes carácter, me gusta.
—Eres imposible —dije con desesperación.
—Puede que lo sea pero vas a tener que soportarme, hermanita.
—No vuelvas a llamarme así —dije con furia—. Yo soy hija única.
—Nada de eso. Karen y Harry son ahora nuestros padres, por lo que tú y yo nos convertimos en hermanos. Tú intenta no enamorarte de mí, no está bien visto que una chica se enamore de su hermano.
—¡Que te den!

*****

Al llegar a casa subí a mi habitación y me encerré. No iba a aguantar mucho tiempo en esa casa si tenía que compartirla con Jasper. Además que conseguía distraerme de lo único que me importaba en esos momentos. No podía permitírmelo, tenía que averiguar quién era el asesino de mi madre. Me estrujé la cabeza intentando recordar aquel momento para descubrir algo que hubiese pasado por alto. Nada, no recordaba nada nuevo, ningún detalle que me diese alguna pista.
Llamaron al timbre y Karen me llamó para que bajase, no sabía quién podía ser. No había nadie que pudiese haber venido a buscarme a mí allí, y mucho menos a la hora de la comida. Bajé las escaleras y entré en el salón, donde me estaban esperando. Era Kate.
—Hola, Lily, Vengo por qué necesito hacerte un par de preguntas sobre lo que pasó aquel día.
—Claro, ¿qué necesitas saber? —dije mientras me sentaba y Kate hacía lo mismo.
—Karen, ¿podrías dejarnos a solas? —Le dijo Kate.
—Claro, voy a seguir haciendo la comida.
—Bien empecemos por lo que pasó aquella tarde, sé lo que pasó porque lo contaste en la ambulancia, pero quiero que me lo cuentes con todo lujo de detalles. También sé que hacer esto te puedo resultar difícil, pero has de hacerlo para que lo encontremos.
—Vale. Eran las seis y pico de la tarde, habíamos ido a darle una bolsa con algo de ropa que me estaba vieja a una amiga de mi madre, su hija es mucho más pequeña que yo pero es alta y le suelen estar bien.
»Las calles estaban ya muy oscuras y como queríamos volver pronto a casa atajamos por un callejón. Fue el peor error que pudimos cometer. Alguien nos debía de haber seguido hasta el callejón. Lo único que sé es que de repente se oyó un disparo y mi madre se cayó al suelo con una mano sobre el pecho. Me agaché junto a ella, no pensaba que le hubiesen dado, pero cuando vi toda esa sangre fue cuando se me ocurrió mirar atrás. Aunque ya era tarde, no había nadie. No sé nada más.
Las lágrimas volvieron a asomarse a mis ojos.
—Está bien, no te preocupes. Haremos lo que podamos, muchas gracias cariño.

Besosos de osos^^


jueves, 13 de septiembre de 2012

What doesn´t kill you make stronger: Capítulo 3

Hola, soñadores! Por aquí viene el capítulo 3^^ Hasta aquí ya los tenía escritos de antes (bueno y publicados en otro sitio xD) pero a partir de ahora como ya no tengo ninguno más escrito intentaré que se adapten mejor a vuestras criticas :)



Capítulo 3
Lo importante no es si está mal, sino sobrevivir.
[Jasper]
Aún no puedo creerme la carrera que me ha tocado dar tan pronto por la mañana. ¡Esas horas son para dormir, no para correr! Sobre todo si llevas un día entero de acá para allá. Por Dios estoy ¡muerto! Lily corre por detrás de mí, pero de vez en cuando se para a tomar aliento, seguro que tampoco puede ya ni con su alma. Se  vuelve a parar y yo me paro a su vez. La miro. Aunque llevamos desde bien entrada la mañana corriendo sigue estando perfecta, con la ropa immaculada y ni un solo mechón fuera de las dos coletas que llevaba cuando la conocí.
Alza la vista y se da cuenta de que la estoy mirando. Noto como se me suben los colores.
—¿Qué? —me pregunta sonriendo.
Me río.
—¡Qué no me puedo creer que ya no puedas más! ¡Sí no hemos corrido nada! Menuda blandengue estás hecha.
—¡Serás imbécil! ¡Ahí te quedas!
—¡Espera, Lily, pero ¿adónde vas a ir?!
—¡Lejos! —exclama—. ¡Lejos de ti y de tu insoportable actitud! Mejor andar por ahí sola que contigo.
—Vamos no seas tonta, ¿tienes hambre?
—No —dice poniendo los brazos en jarras, pero un ruido en su estomago la delata.
—Ven, vamos.
—¿Adónde?
—A desayunar. Ya verás, te encantará. —Digo con una sonrisa traviesa.

[Lily]
Decido seguirle por curiosidad más que por otra cosa. Este tío me da mala espina, pero prefiero estar con él a estar sola, no sé me da una sensación de seguridad que no sabría explicar.
—Espera aquí.
—¿Aquí? Pero si estamos en mitad de la calle. ¿Tú adónde vas a ir?
—A ese súper de ahí.
—¿Vas a comprar el desayuno? Yo no llevo nada enc…
—Algo así, tú no te preocupes por nada, ¿sí? Coge otra vez la maleta esa que llevas arrastrando todo el camino y estate preparada para echar a correr.
—¿Qué? Otra ve…
Pero no me da tiempo a acabar cuando ya se ha ido. Observo como entra con pasos tranquilos. Tiene un aire de chulería a su alrededor que no se lo quita nadie.
Cinco minutos después veo como sale precipitadamente con gente intentando pararle los pies.
—¡Qué alguien lo pare! —se oye que gritan.
Pasa corriendo por mi lado y me coge de la mano, arrastrándome con él. Se me abren los ojos de par en par mientras corro y lo miro.
—¿Les has robado?
Nos escondemos en un callejón oscuro y me tapa la boca con la mano, impidiéndome hablar. Me quedo callada, pero cuando veo que no hay moros en la costa y que sigue sin soltarme, le muerdo la mano.
—¡Ay! ¡Me has mordido!
—Tú no me soltabas. ¿Lo has robado? —digo señalando un par de bollos que tiene en la mano.
—¿Cómo esperabas que los consiguiese sino?
—Pero, ¿estás loco? Eso está mal
—Lo importante no es si está mal, sino sobrevivir.
—Te habrán visto las cámaras. Van a venir a por nosotros. ¡Nos van a arrestar! —digo empezando a hiperventilar.
—¡Hey! Relájate. No nos va a pasar nada, he roto las cámaras antes de hacerlo.
—¡¿Qué has hecho qué?! —cada vez voy a peor.
—Cálmate no es para tanto. Suelo hacerlo a menudo, no es difícil.
—¿Qué no es…? Da… dame…
—¿Qué? ¿Qué te pasa?
Me estoy ahogando, me caigo al suelo y señalo mi pequeña maleta. Veo como empieza a preocuparse de verdad y a ponerse nervioso. Él la abre.
—¿Qué quieres?
—Da…
Me la da y rebusco como puedo el inhalador. Toda va bien Lily, ya está. Ya pasó.
—¿Eres asmática?
—¿Y tú eres un ladrón? —contraataco.
—¡Oh, por favor! No es tan grave. Tenías hambre, ¿no? Pues ahí tienes, a comer. Y ahora contéstame, ¿eres asmática?
—No  que va, me gusta inhalar aire, me ayuda a relajarme —respondo sarcástica.
—Me lo podrías haber dicho.
—Apenas te conozco —digo mientras me siento en el suelo y cojo uno de los bollos—. ¿Cómo lo has hecho?
—Con mi don.
—¿Encender hogueras? —bromeo.
—Algún día te lo explicaré. Si seguimos estando juntos claro. Aunque dudo que quieras irte de mi lado, con el tiempo apenas podrás vivir sin mí.
—Que te den.
—Oh vamos era una broma, siéntate a desayunar. Y luego iremos a otro sitio.
—¿Adónde?
—Ya lo verás. Te gustará.

Besosos de osos^^


martes, 11 de septiembre de 2012

What doesn´t kill you make stronger: Capítulo 2

Hola!!^^ Aquí os dejo el capítulo 2 a ver que os parece :D



Capítulo 2
¡Vamos, corre!
[Jasper]
Me adentro en un bosque, intentando camuflarme entre los árboles, aunque sigo corriendo. No me puedo permitir descansar. Ahora ya se oyen las sirenas de policía, se están empleando a fondo, pero siempre me pasa. Ahora oigo pasos veloces que se acercan, he de correr más rápido. Salgo del bosque y me escaqueo por un callejón. Al hacerlo, veo una chica caminando con una maleta a la que estoy a punto de atropellar.
—¡Aparta! —le grito.
Ella se da la vuelta y exclama:
—¿Perdona?
—¡Joder! —digo mientras la aparto de un empujón y sigo corriendo.
Lo sé, no ha estado muy bien por mi parte, pero ¡que se hubiese quitado! Sigo corriendo y pronto la pierdo de vista, y no solo a ella sino también a la policía. ¡Por fin! Entro en un bar y pido un vaso de agua. ¡Dios que sed tengo! Me bebo el vaso de un trago y pido más. El tabernero me pone mala cara pero no se niega. El agua normalmente es gratis, no debería ponerme mala cara, además es del grifo. Luego me recuerdo a mí mismo que no siempre es gratis en todos los sitios.
Salgo del bar y me dirijo a un supermercado: necesito algo de comer. El único problema es que no tengo dinero, bueno no es tanto problema. Entro dentro y me voy hasta la sección de comida precocinada. Miro a todas partes y localizo la cámara de seguridad de ese pasillo. Pongo toda mi concentración en ella. ¡PAM! Explota. La gente, alarmada por el ruido, se acerca a ver qué pasa y llaman al encargado, pero yo soy más rápido: cojo uno de los sándwiches y me lo meto en el bolsillo.
—¿Qué ha pasado? —me pregunta el encargado.
—No lo sé. Yo estaba aquí mirando los precios de los sándwiches y, de repente, explotó.
—¿Cómo? ¿Así, sin más?
—Ajá.
Doy media vuelta y me dirijo a la salida. Ahora tocan las puertas. Me concentro en ellas mientras camino. ¡PUM! La alarma de estas explota también, provocando que se rompan los cristales. La gente grita y corre a apartarse.
—¿Pero qué narices…? —exclama una dependienta.
Yo me dispongo a salir por las puertas, no puedo perder más tiempo. Y, además, ya tengo algo de comida. Este día promete no ser tan malo. Y con este último pensamiento, me dirijo hacía quién sabe qué lugar. Buscando un sitio cómodo en el que poder pasar la noche.
[Lily]
Pero ¡será posible! ¿Quién se cree que es para meterme semejante empujón? Llevo un mosqueo encima que no me lo creo ni yo y eso que ha pasado ya hace horas. Camino por las calles con mi maleta, parezco una extranjera perdida. Y en parte lo soy; no tengo casa, ni un lecho sobre el que dormir, no tengo nada. No soy nada. Bueno sí, soy un monstruo, ya me lo ha dejado claro la que yo consideraba que era mi hermana. No tengo a dónde ir, necesito desesperadamente un sitio en el que poder dormir. ¿Qué hago? Me dispongo a buscar un parque donde poder acomodarme durante esta noche, cuando me llama la atención un pequeño fuego que veo a lo lejos. Es noche entrada y hace bastante frío, por lo que decido dirigirme hacia allí.
En pocos minutos me acerco lo suficiente como para ver que hay alguien refugiándose en la pequeña fogata. ¡Obvio, estúpida! ¿Quién iba a abandonar una fogata si hace un frío del carajo?, me digo.  Me voy acercando más mientras pienso en qué diablos le voy a decir al dueño para que me deje acomodarme en el calor de la fogata.
Por fin, llego lo suficientemente cerca como para ver quién es el dueño de esta y resoplo. ¡Mierda, mierda y tres veces mierda! ¿Y ahora qué hago?, pienso. El chico de esta mañana, el del empujón, se encuentra acostado en unas mantas en el suelo, cerca del fuego. Me ve y sonríe con una sonrisa de perfectos dientes blancos. Me dispongo a dar media vuelta cuando me dice:
—¿Querías algo?
—Pues… yo… es que… ¡hace un frío del carajo! y vi la fogata y pensé…
—¿Qué te podías acoplar aquí?
—Sí lo dices así no suena tan bien como en mi cabeza. Pero me lo debes por el empujón que me has metido antes.
—¿Eras tú? Bueno, ¡no haberte puesto en medio!
—¿Perdona? ¡Yo solo iba caminando por la calle!
—Ya, por la mitad de la calle.
—Es que podrías haber sido más suave, no sé…
—A perdona, que la señorita quería que le pidiese por favor que se apartase y después siguiese corriendo. Me seguía la policía, por si no te diste cuenta.
—¿Pero tú quién te crees que eres?
—Un sueño hecho realidad.
—Querrás decir pesadilla. Me largo de aquí, prefiero pasar frío a seguir escuchando tus estupideces.
—Relájate. Toma, anda —dice mientras me pone una chaqueta sobre los hombros—. Puedes acoplarte aquí, la noche es muy fresca. Y no acepto un no por respuesta.
—No me toques, —susurro—. En serio, no lo hagas. Puedo hacerte daño.
—No creo que puedas…
—Tú no lo hagas ¿sí?
—Está bien. Como quieras.
—¿Cómo has conseguido prender el fuego? No veo que lleves nada con lo que lo puedas hacer.
—Es mi don. Se me da bien encender el fuego.
Lo miro, pero no le contesto. Me deja una manta y me acuesto en el suelo al lado del fuego. Llevo ya un rato dormida o, al menos eso me parece a mí, cuando oigo una sirena. Me desvelo poco a poco y alzó la vista.
—¿Qué es eso? Esto… Aún no me has dicho tu nombre.
—JK, llámame JK. Y Ahora: ¡vamos, corre!
—¿Por qué? ¿Qué pasa?
—Que está prohibida la acampada al aire libre por aquí, y por allí viene la policía, yo que tú me movía. Por cierto, ¿cómo te llamas tú?
—Lily —grito mientras salgo despavorida, maleta en mano.

Besosos de osos^^


lunes, 10 de septiembre de 2012

What doesn´t kill you make stronger: Capítulo 1

Hola, soñadores! Aquí estoy de vuelta con el capi que os he dicho. Este es un fic inspirado en la serie española "Los protegidos" pero bueno creo que también se podría considerar novela, ya que solo he cogido la parte de los poderes y algunas cosillas que son exactamente iguales, pero como los personajes no son los mismos pues igual se podría considerar novela. En fin, el título se me ocurrió porque estaba escuchando la canción tan famosa con el mismo nombre y según lo que quiero que pase en el fic, le va al pelo la verdad xDD En fin os dejo ya el primer capi :)



Capítulo 1
Un poder, una maldición
[Lily]
—¡Suéltalo! —le grito a mi hermana pequeña mientras tiro del mando de la televisión.
—¡No, es mío!
—¡Qué te he dicho que lo sueltes!
—¡Que no!
—¡Que sí!
—¡Que no!
—¡Que lo sueltes de una maldita vez!
De repente se le abren los ojos como platos y lo veo; no sé cómo ha pasado, pero se le han pegado las manos al mando. Sí, puede sonar gracioso, pero no tiene ni pizca de gracia. Tiene las manos como congeladas alrededor del mando. Intenta despegarlas y me mira con miedo.
—¡Quítame esto! —llora desesperada.
—Pero… pero… no sé qué ha pasado —tartamudeo.
—¡Has sido tú! ¡Haz algo!
Tiene miedo, lo veo en sus ojos, tiene miedo de mí. Me acercó a ella para intentar soltarla, pero se echa para atrás, asustada.
—¡No! ¡No me toques!
—Pero… ni siquiera sé cómo te he hecho eso. No te voy a hacer nada.
—¡Que no me toques! —vuelve a gritar, alejándose.
Se acerca al radiador y veo como intenta descongelarse las manos. Me miro las mías, pero no veo ninguna diferencia, aunque para prevenir subo a mi habitación y me pongo unos guantes. Mientras estoy bajando oigo como llegan mis padres del supermercado. Mi hermanita se abraza a ellos con fuerza.
—¡Dile que no me toque, mamá! Es un monstruo.
La palabra monstruo resuena en mi cabeza, ¿realmente lo soy? ¿Casi congelo a mi hermana?
—A ver qué ha pasado ahora, no se os puede dejar solas ni un momento —dice quitándose el abrigo y el bolso.
Mi hermana le enseña sus manos, que siguen congeladas al mando y mi madre se horroriza, presa del pánico. Vuelvo a contemplar el miedo en sus ojos. Y los tres me miran así, pero un nuevo sentimiento se suma a sus miradas: el asco. Sí, lo veo allí en sus ojos. Me tienen verdadero asco.
—¿Cómo has hecho esto? —pregunta mi padre escandalizado.
—No lo sé… estábamos discutiendo por el mando y de golpe las tenía así, yo no he hecho nada.
—¡Sube a tu habitación! ¡YA!
Subo corriendo las escaleras y me encierro. ¿Qué narices me pasa? Me quito los guantes y toco mi escritorio para probar. Instantes después la mesa y todo lo que contenía sobre ella está congelado. Esta vez soy yo la que me asusto de mí misma. Vuelvo a ponerme los guantes y pego la oreja a la puerta del cuarto, para oír si han podido arreglarlo. Oigo que hablan por teléfono, pero no distingo con quién.
Sigo escuchando durante varios minutos y, por fin, reconozco con quien hablan: el orfanato. Quieren llevarme de vuelta. Pero no pueden hacerlo, ¿verdad? No después de diez años….
Me doy media vuelta y empiezo a hacer una maleta. Ya lo he decidido, antes de que me echen me iré yo, me niego a volver a ese sitio inmundo. Cojo un par de cosas más y lanzó la maleta por la ventana. No tengo otra forma de bajar, la puerta no es una salida. La ventana se encuentra a unos cinco metros del suelo, la caída puede acarrearme una buena paliza. Pienso en otra salida. ¡Ya lo tengo! El canalón. Me siento en la repisa y me agarro a él con cuidado de no caerme. Siempre he sido muy torpe y prueba de ello es que me resbalo y estoy a punto de matarme hasta que consigo volver a sujetarme con firmeza. Consigo llegar al suelo sana y salva, cojo la maleta y echó a correr. No vuelvo la vista atrás, aquí ya no me queda nada.


[Jasper]
Otra vez, es la octava vez que me escapo del centro de menores esta semana y me pillan. ¿Es que no se cansan? Yo lo haría.
—Jasper, esta ya es la octava vez esta semana si vuelve a escaparse…
—¿Qué? Si vuelvo a escaparme, ¿qué? No tengo familia así que no te servirá amenazarme con ella. ¿Me tendréis encerrado en mi habitación? No es mucho peor que estar encerrado en este estúpido sitio.
—Fuera, largo de aquí. ¡A tú habitación! De verdad que no sé qué vamos a hacer contigo.
—Podrías dejarme ir. Vosotros no tenéis más problemas y yo soy feliz.
—Pero Jasper, lo hacemos por tu bien, porque…
—Ya, ya. Ya me sé toda vuestra pantomima. Pero a mí no me coméis el coco, ¿sabes? Yo no me creo toda esa mierda que intentáis hacernos creer.
Me largo de su despacho y vuelvo a “mi habitación”. Recojo mis cosas en la mochila e intento salir por la ventana al jardín. ¡Mierda! ¡Cerrada, joder! Echo un vistazo a las opciones que me quedan: me han puesto a un tío en la puerta para que me vigile, la puerta ni pensarlo; solo me queda la ventana. Levanto el colchón y sacó el destornillador que guardo ahí para emergencias. Me va a costar un buen rato desmontar la ventana y más sin hacer ruido.
Después de lo que me parecen horas, por fin lo consigo. Salto fuera y echo a correr. Me dispongo a saltar la verja de entrada cuando ya se oyen las bocinas que avisan por todas partes de mi fuga, claro y luego esto no parece una cárcel. Consigo saltar y echo a correr todo lo rápido que me permiten mis piernas. Esta vez no me van a pillar, me prometo a mí mismo.
Besosos de osos^^


Ya estoy de vuelta!!^^

Hola, hola a todos^^ Ya estoy aquí de vuelta^^ Ando poniéndome un poco al día, pero por fin he podido solucionar lo del orde. Sé que yo misma me planifico mal para que por lo que abrí este blog prospere, así es que voy a intentar esforzarme para que esto funcione con todas mis ganas. Por lo pronto os aviso de que ya estoy de vuelta, de que voy ha hacer un par de cambios por el blog (pues lo de las páginas que me faltaba, dejaros un email que va a ser SOLO para el blog, ya que sino el personal ya se me satura bastante con cosas del otro blog...) y en fin solo quería que lo supierais y si se os ocurre algo que ayude al blog adelante, estoy abierta a nuevas ideas ;)





PD: Entre hoy y mañana os subo el primer capi de mi "fic"