domingo, 16 de septiembre de 2012

ETRUME: Capítulo 2

Hola, hola soñadores^^ Hoy os traigo el capi dos de esta novela^^ Espero que os guste :) No olvideis comentarme cualquier fallo que veáis con total confianza.


Capítulo 2
Al llegar de vuelta a casa  empezaron las noticias: Harry nos dijo que esa tarde iríamos al notario a leer el testamento de mi madre. También nos dijo que iríamos al hospital, iba a acoger a otro chico. Al parecer le habían dado una buena tunda y por eso estaba en el hospital; no se sabía nada de sus padres.

*****
Cuando el notario se puso a leer el testamento prorrumpí en llantos. Fue por la sola idea de saber que esas palabras habían sido suyas con anterioridad. No había cambiado el testamento desde después de la muerte de mi padre. Como soy menor de edad Karen y Harry me lo guardarían todo hasta que tuviese edad para poder hacer uso de ello.
Unas horas despu.es, cuando llegamos la hospital se oían unos gritos que alteraban el silencio del hospital. Nos indicaron que era el chico al que buscábamos el que gritaba, empezaba bien la cosa. Nos pidieron que por favor nos lo llevásemos, ya que ya estaba mejor y no lo podían tener gritando molestando al resto de pacientes.
Entramos en su habitación:
—Hola Jasper —dijo Karen—. Hemos venido a buscarte para…
—¿Para sacarme de aquí? ¡Ya era hora! —dijo él interrumpiéndole.
—Sí, vamos a llevarte a casa.
—Yo no tengo casa, vivo en la calle.
—No les estás entendiendo. Son tu nueva familia de acogida, aunque con el panorama que estás montando casi que prefiero que te quedes en la calle. Y así no tener que soportarte.
—Ya ¿y tú quién eres? ¿Mi hermanita de acogida?
—Por desgracia.
—Pues claramente no voy a ir, y no podéis hacer nada para impedírmelo.
Nos costó lo suyo conseguir que viniese con nosotros, pero al final lo conseguimos. Llevarme bien con él iba a ser muy difícil. Ni siquiera sé cómo aguanté las dos horas en coche que debíamos hacer para volver. Jasper parecía haber planeado hacerme la vida imposible, por algún motivo que desconocía.
All llegar a casa me encerré en la habitación, no quería saber nada de Jasper, mucho menos soportar sus estupideces.

*****
Al día siguiente el colegio no empezó como había previsto. A Jasper le tocó ir a 3ºA, Harry lo había matriculado mientras nosotras volvíamos andando a casa, en realidad lo sorprendente fue que no nos cruzásemos. Al entrar en clase un corro de chicas se me acercaron:
—¡Hola!
—Tú eres la nueva, ¿verdad?
—Aquí te lo vas a pasar genial.
—Sí, hay muchos chicos guapos.
—¡Tú sólo piensas en ligar! —le dijo a… ¿su amiga?, después se volvió hacia a mí—. ¿Tienes tuenti?
—¿Y Facebook?
—¡Chicas dejarle respirar que acaba de llegar!
—¡Gracias1 —dije respirando aliviada—. A ver voy una por una: hola. Sí, soy nueva creo que resulta obvio ¿no? Genial, espero pasármelo bien. Todavía no he visto a ninguno así que no puedo juzgar a ninguno. Y sí tengo tuenti y también Facebook. Y creo que eso es todo. Bueno y me llamo Lily.
—Gwen.
—Patry.
—Mel.
—Annie.
—Claire.
—Sally.
Saludé a todas. Hasta entonces estaba todo bien, pero de repente entró otra chica corriendo en clase.
—¿Lo habéis visto? ¿Lo habéis visto? —decía mientras no paraba de saltar.
—¿El qué?
—¡El qué, no tía, a quién —la zarandeó mientras saltaba.
—Bueno pues ¿a quién?
—Joder, tía, escúpelo ya.
—Al nuevo de tercero, es que es… y… ¡Bua está cañón!
—Venga no jodas —se me escapó en ese instante.
—Ah, hola. Yo soy Jenny. ¿Tú lo conoces? —dijo reparando por fin en mí.
—Por desgracia, vive conmigo.
—¡¿En serio?! —dijo Sally sorprendida mientras se sentaba cerca de mí.
—¿Es tu hermano?
—NO.
—¿Y entonces?
—Joder su familia de acogida es también la mía, ¿vale? —dije mientras me daba la vuelta y me iba de allí.
No pude evitar ponerme a llorar. ¿Quiénes se creían para meterse así en mi vida? Vi que el profesor llegaba junto con el resto de alumnos mientras yo me dirigía al baño. Me enjugué la cara en el lavabo y miré mi reflejo. Estaba horrible. Tenía unas ojeras del quince, fruto de haber dormido muy poco últimamente; el pelo seguía siendo indomable, como siempre, y lo llevaba de cualquier forma. Me sequé la cara y entré en clase, el profesor entró justo detrás de mí tras terminar de hablar con un compañero. Me senté en la última mesa de la fila que estaba más cerca de la ventana.
Clase de matemáticas, siempre han sido las que me resultaban más fáciles. No me dediqué mucho a prestar atención, sino a mirar por la ventana. El instituto tenía un pequeño bosque en el patio y me pasé toda la clase observando los pájaros que volaban sobre el bosque. En la hora del recreo me perdoné con las chicas, me había pasado bastante pero estaba algo sensible después de lo de mi madre. Además parecían ser las únicas interesadas en tener algún tipo de amistad conmigo, no les culpo nunca he puesto mucho de mi parte para ello.
El camino de vuelta a casa desde el instituto lo hice sola, o al menos eso intenté.
—¿Qué pasa contigo? Levo media hora llamándote. —Me dijo Jasper, alcanzándome al fin.
—Lo sé, simplemente te ignoraba. No te lo tomes a mal, suelo hacerlo con la gente a la que no aguanto.
—No te he hecho nada —dijo parándose y mirándome con semblante serio. Yo, por mi parte, seguí caminando.
—No hace falta. Conozco a los tíos como tú. Empecé a odiarte en el hospital. Eres de esas clases de personas que se creen los mejores. Solo con ver esa mirada que tienes basta para saber que eres un orgulloso, y que te crees que estás por encima de los demás. Pero yo no tengo tiempo para tus gilipolleces, a mi madre la han asesinado y no pienso dejar que las cosas se queden así. Tengo muchas cosas de las que preocuparme como para tener que andar soportando tus tonterías.
—Tienes carácter, me gusta.
—Eres imposible —dije con desesperación.
—Puede que lo sea pero vas a tener que soportarme, hermanita.
—No vuelvas a llamarme así —dije con furia—. Yo soy hija única.
—Nada de eso. Karen y Harry son ahora nuestros padres, por lo que tú y yo nos convertimos en hermanos. Tú intenta no enamorarte de mí, no está bien visto que una chica se enamore de su hermano.
—¡Que te den!

*****

Al llegar a casa subí a mi habitación y me encerré. No iba a aguantar mucho tiempo en esa casa si tenía que compartirla con Jasper. Además que conseguía distraerme de lo único que me importaba en esos momentos. No podía permitírmelo, tenía que averiguar quién era el asesino de mi madre. Me estrujé la cabeza intentando recordar aquel momento para descubrir algo que hubiese pasado por alto. Nada, no recordaba nada nuevo, ningún detalle que me diese alguna pista.
Llamaron al timbre y Karen me llamó para que bajase, no sabía quién podía ser. No había nadie que pudiese haber venido a buscarme a mí allí, y mucho menos a la hora de la comida. Bajé las escaleras y entré en el salón, donde me estaban esperando. Era Kate.
—Hola, Lily, Vengo por qué necesito hacerte un par de preguntas sobre lo que pasó aquel día.
—Claro, ¿qué necesitas saber? —dije mientras me sentaba y Kate hacía lo mismo.
—Karen, ¿podrías dejarnos a solas? —Le dijo Kate.
—Claro, voy a seguir haciendo la comida.
—Bien empecemos por lo que pasó aquella tarde, sé lo que pasó porque lo contaste en la ambulancia, pero quiero que me lo cuentes con todo lujo de detalles. También sé que hacer esto te puedo resultar difícil, pero has de hacerlo para que lo encontremos.
—Vale. Eran las seis y pico de la tarde, habíamos ido a darle una bolsa con algo de ropa que me estaba vieja a una amiga de mi madre, su hija es mucho más pequeña que yo pero es alta y le suelen estar bien.
»Las calles estaban ya muy oscuras y como queríamos volver pronto a casa atajamos por un callejón. Fue el peor error que pudimos cometer. Alguien nos debía de haber seguido hasta el callejón. Lo único que sé es que de repente se oyó un disparo y mi madre se cayó al suelo con una mano sobre el pecho. Me agaché junto a ella, no pensaba que le hubiesen dado, pero cuando vi toda esa sangre fue cuando se me ocurrió mirar atrás. Aunque ya era tarde, no había nadie. No sé nada más.
Las lágrimas volvieron a asomarse a mis ojos.
—Está bien, no te preocupes. Haremos lo que podamos, muchas gracias cariño.

Besosos de osos^^


0 soñadores:

Publicar un comentario