martes, 11 de septiembre de 2012

What doesn´t kill you make stronger: Capítulo 2

Hola!!^^ Aquí os dejo el capítulo 2 a ver que os parece :D



Capítulo 2
¡Vamos, corre!
[Jasper]
Me adentro en un bosque, intentando camuflarme entre los árboles, aunque sigo corriendo. No me puedo permitir descansar. Ahora ya se oyen las sirenas de policía, se están empleando a fondo, pero siempre me pasa. Ahora oigo pasos veloces que se acercan, he de correr más rápido. Salgo del bosque y me escaqueo por un callejón. Al hacerlo, veo una chica caminando con una maleta a la que estoy a punto de atropellar.
—¡Aparta! —le grito.
Ella se da la vuelta y exclama:
—¿Perdona?
—¡Joder! —digo mientras la aparto de un empujón y sigo corriendo.
Lo sé, no ha estado muy bien por mi parte, pero ¡que se hubiese quitado! Sigo corriendo y pronto la pierdo de vista, y no solo a ella sino también a la policía. ¡Por fin! Entro en un bar y pido un vaso de agua. ¡Dios que sed tengo! Me bebo el vaso de un trago y pido más. El tabernero me pone mala cara pero no se niega. El agua normalmente es gratis, no debería ponerme mala cara, además es del grifo. Luego me recuerdo a mí mismo que no siempre es gratis en todos los sitios.
Salgo del bar y me dirijo a un supermercado: necesito algo de comer. El único problema es que no tengo dinero, bueno no es tanto problema. Entro dentro y me voy hasta la sección de comida precocinada. Miro a todas partes y localizo la cámara de seguridad de ese pasillo. Pongo toda mi concentración en ella. ¡PAM! Explota. La gente, alarmada por el ruido, se acerca a ver qué pasa y llaman al encargado, pero yo soy más rápido: cojo uno de los sándwiches y me lo meto en el bolsillo.
—¿Qué ha pasado? —me pregunta el encargado.
—No lo sé. Yo estaba aquí mirando los precios de los sándwiches y, de repente, explotó.
—¿Cómo? ¿Así, sin más?
—Ajá.
Doy media vuelta y me dirijo a la salida. Ahora tocan las puertas. Me concentro en ellas mientras camino. ¡PUM! La alarma de estas explota también, provocando que se rompan los cristales. La gente grita y corre a apartarse.
—¿Pero qué narices…? —exclama una dependienta.
Yo me dispongo a salir por las puertas, no puedo perder más tiempo. Y, además, ya tengo algo de comida. Este día promete no ser tan malo. Y con este último pensamiento, me dirijo hacía quién sabe qué lugar. Buscando un sitio cómodo en el que poder pasar la noche.
[Lily]
Pero ¡será posible! ¿Quién se cree que es para meterme semejante empujón? Llevo un mosqueo encima que no me lo creo ni yo y eso que ha pasado ya hace horas. Camino por las calles con mi maleta, parezco una extranjera perdida. Y en parte lo soy; no tengo casa, ni un lecho sobre el que dormir, no tengo nada. No soy nada. Bueno sí, soy un monstruo, ya me lo ha dejado claro la que yo consideraba que era mi hermana. No tengo a dónde ir, necesito desesperadamente un sitio en el que poder dormir. ¿Qué hago? Me dispongo a buscar un parque donde poder acomodarme durante esta noche, cuando me llama la atención un pequeño fuego que veo a lo lejos. Es noche entrada y hace bastante frío, por lo que decido dirigirme hacia allí.
En pocos minutos me acerco lo suficiente como para ver que hay alguien refugiándose en la pequeña fogata. ¡Obvio, estúpida! ¿Quién iba a abandonar una fogata si hace un frío del carajo?, me digo.  Me voy acercando más mientras pienso en qué diablos le voy a decir al dueño para que me deje acomodarme en el calor de la fogata.
Por fin, llego lo suficientemente cerca como para ver quién es el dueño de esta y resoplo. ¡Mierda, mierda y tres veces mierda! ¿Y ahora qué hago?, pienso. El chico de esta mañana, el del empujón, se encuentra acostado en unas mantas en el suelo, cerca del fuego. Me ve y sonríe con una sonrisa de perfectos dientes blancos. Me dispongo a dar media vuelta cuando me dice:
—¿Querías algo?
—Pues… yo… es que… ¡hace un frío del carajo! y vi la fogata y pensé…
—¿Qué te podías acoplar aquí?
—Sí lo dices así no suena tan bien como en mi cabeza. Pero me lo debes por el empujón que me has metido antes.
—¿Eras tú? Bueno, ¡no haberte puesto en medio!
—¿Perdona? ¡Yo solo iba caminando por la calle!
—Ya, por la mitad de la calle.
—Es que podrías haber sido más suave, no sé…
—A perdona, que la señorita quería que le pidiese por favor que se apartase y después siguiese corriendo. Me seguía la policía, por si no te diste cuenta.
—¿Pero tú quién te crees que eres?
—Un sueño hecho realidad.
—Querrás decir pesadilla. Me largo de aquí, prefiero pasar frío a seguir escuchando tus estupideces.
—Relájate. Toma, anda —dice mientras me pone una chaqueta sobre los hombros—. Puedes acoplarte aquí, la noche es muy fresca. Y no acepto un no por respuesta.
—No me toques, —susurro—. En serio, no lo hagas. Puedo hacerte daño.
—No creo que puedas…
—Tú no lo hagas ¿sí?
—Está bien. Como quieras.
—¿Cómo has conseguido prender el fuego? No veo que lleves nada con lo que lo puedas hacer.
—Es mi don. Se me da bien encender el fuego.
Lo miro, pero no le contesto. Me deja una manta y me acuesto en el suelo al lado del fuego. Llevo ya un rato dormida o, al menos eso me parece a mí, cuando oigo una sirena. Me desvelo poco a poco y alzó la vista.
—¿Qué es eso? Esto… Aún no me has dicho tu nombre.
—JK, llámame JK. Y Ahora: ¡vamos, corre!
—¿Por qué? ¿Qué pasa?
—Que está prohibida la acampada al aire libre por aquí, y por allí viene la policía, yo que tú me movía. Por cierto, ¿cómo te llamas tú?
—Lily —grito mientras salgo despavorida, maleta en mano.

Besosos de osos^^


1 comentario:

  1. Empezaré comentándote desde el principio, creo que ha sucedido todo muy rápido, se me ha pasado volado. Me hubiera gustado más saber como es el entorno en el que vivían los personajes para conocerlos mejor y poder ir empalizando con ellos. Bueno, si no lo has hecho ahora, espero que suceda luego.
    Pequeña corrección: ten cuidado con el “haber”, en el capítulo 1 es “a ver”, al hablar la madre.
    Por otra parte, los personajes, me gustan, sí… Ambos parecen tener un carácter fuerte. Me ha gustado mucho esa pequeña frase de: «—¿Pero tú quién te crees que eres? —Un sueño hecho realidad.» Ha tenido su punto.
    Lily controla el hielo y Jake algo así como la energía, ¿no?
    No tengo mucho más que añadir, ya veremos que sucede. Saludos.

    ResponderEliminar