lunes, 3 de diciembre de 2012

Relato corto: Aquella noche

¡Hola soñadores! ¡Guau! Esta semana ha sido super estresante no he tenido tiempo para nada, pero por fin pos traigo algo, lo escribí ahce un tiempo. Nuestro profe de biología quería que escribiéramos (odibujaramos obviamente decidí escribir) algo relacionado con un río y... me salió esto. No es que esté muy orgullosa del relato, de hecho no me gusta para nada, pero al menos si lo subo posteo algo y esto no parece tan abandonado xP


               Aquella noche
Recuerdo perfectamente aquella noche. Yo estaba sola en casa, me había mudado hacia muy poco a una pequeña casa alejada de la ciudad. Estaba en el monte, junto a un precioso río. Aquella noche, empecé a oír ruidos extraños provenientes del río mientras me encontraba cenando en el salón. Me asomé por la pequeña ventana con forma de ojo de buey de la cocina, pero no vi nada fuera de lo normal.
Continúe cenando como si nada hubiese pasado, pero los ruidos no cesaban. Decidí aventurarme en el oscuro bosque e investigar la procedencia de estos extraños sonidos.  Me aventuré en el oscuro bosque, con el miedo metido en el cuerpo. Todo estaba oscuro y, por tanto, no veía muy bien; los extraños ruidos podrían ser cualquier cosa, aunque parecían más bien peticiones de ayuda y quejidos.
Afiné más el oído intentando llegar hasta la fuente del sonido, sumergiéndome a gatas en la oscura noche, al amparo de los árboles. Por fin, creí haber hallado la fuente del pedido de auxilio y eché a correr, tropezando con ramas, troncos y demás relieves del suelo. Caí pero me levanté y seguí corriendo, ahora estaba segura ¡alguien se ahogaba en el río! ¡Tenía que ayudarle!
Pero llegué demasiado tarde, para cuando conseguí sacar al pequeño río del agua ya no respiraba. Le hice los primeros auxilios, pero después de varios intentos seguía igual, además de que ya no tenía pulso. Oh, vamos, por favor, pensé en voz alta, no puede ser verdad.
Tal vez si hubiese salido de casa antes hubiese conseguido salvarlo, no lo sé. El caso es que no lo conseguí y que llamé a la policía para que se lo llevasen, no sabía quién era pero no podía hacer nada más. La policía me explicó, pocas horas después, que se llamaba Michael y que se había escapado de casa. Sus padres, destrozados, no hacían más que culpar a los policías, con el dolor reflejado en sus ojos. A pesar de todo nada cambiaría, él ya estaba muerto y eso no se podría cambiar.
Pocas horas después ya habían organizado un entierro y yo fui invitada al mismo. Tal vez porque sus padres se sentían en deuda conmigo por haberlo encontrado, a pesar de no haber podido salvarlo, no lo sé. Vestida toda de negro, como suele acontecer en estos casos me dirigí hacia el cementerio.
Recuerdo que cuando el coche funerario se dirigía ya por la carretera con el ataúd para llevarlo al cementerio, descarrilló y el ataúd cayó de vuelta al río, que se encontraba por debajo de la ladera en al que se había construido la carretera. Los padres de Michael se quejaron por la poca profesionalidad del conductor del coche, aunque no sirvió de mucho. Al fin consiguieron sacarlo de nuevo y enterrarlo en una pequeña parcela del cementerio destinada a su familia.
Pero desde entonces no he podido volver a bajar al río, desde aquella misma noche, la de después del cementerio, el fantasma de Charlie me persigue cada vez que me acerco. Tal vez sea porque no supe escucharle y llegar a tiempo, nuevamente no lo sé. Lo único que sé es que cada vez que me acercó oigo voces pidiendo auxilio, y posteriormente puedo ver el ataúd sumergiéndose de nuevo. He llegado a pensar que estaba loca, lo que también puede ser, pero sé que desde esa noche nada es igual.

Eso es todo! Besosos de osos!


3 comentarios:

  1. Hola!!!
    Premio para vos!!


    http://porquesimplementemegustaleer.blogspot.com.ar/2012/12/premio.html

    Saludosss!

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo tu relato :) me encanto. Escribes bien eeh! Recién encuentro tu blog y me agrada mucho :D Andare por aquí lo más seguido que pueda. Me gusta como le dices a tus seguidores, "soñadores" eso me trae muchos recuerdos :D
    Te sigo desde ya :D
    Saludos Infinitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh mil gracias! *.* Me alegro que te gustase porque si te gustó ese que fue mi peor cosa escrita... el resto seguro te encantan JAJAJA xD

      Sí, eso lo hago porque me ayudáis siguiéndome a cumplir uno de mis sueños, ser escritora ^^

      Besosos de osos!

      Eliminar