lunes, 7 de enero de 2013

Las apariencias engañan: Capítulo 10

¡Hoooola soñadores! ¿Que tal la vuelta al cole/trabajo? La mía nyaaa, no quería volver xD Pero ¡todo lo bueno se acaba! Hoy os traigo un nuevo capi de esta novela, capi del que estoy muy orgullosa, creo que es el más largo y el que mejor me ha salido ^^ Además que el archivo ya consta de 50 páginas y nunca creí llegar a tanto ¡estoy muy ilusionada! En fin os lo dejo :3


Capítulo 10
—¡S
andra! ¿Dónd…? Ha colgado —dice ante las caras de estupefacción de ángel y demonio.
—¿Era ella? ¿De verdad era ella? —Pregunta Lucas mientras piensa: “que no sea, que no sea”.
—Reconocería esa voz en cualquier sitio.
—Pero, ¿cómo…?
—Es lo que pienso averiguar.
Unas horas antes, en una casa alejada de esa
Jake sale de la habitación intentando no despertar a Sandra, que duerme plácidamente. La mira un momento y tras posar un beso cariñoso en su frente sale de la habitación.
Se dirige hacia la única salida para él de la casa, dispuesto a echar a correr hasta el acantilado sin importarle lo que pase a su alrededor lo más mínimo, queriendo distanciarse de toda la mierda en la que su padre lo tiene metido. Cuando llega a la puerta unos matones de su padre le detienen:
—No puedes salir.
—¿Qué? ¿Por qué? ¿También va a prohibirme correr? —suelta irónico.
—Tu padre te espera en el comedor.
—¡Oh, genial! —continúa con el tono sarcástico.
Comienza a dirigirse hacia el comedor, pero se lo piensa mejor y da media vuelta. “Tengo que encontrar un sitio en el que refugiarme, donde no me encuentre mi padre. No tengo ganas ninguna de volver a discutir con él”.
Continúa caminando por el pasillo, es increíble en la cantidad de casas que ha podido estar en tan poco tiempo, y que las conozca tan poco. No llega a acostumbrarse a una cuando tienen que salir corriendo hacia otra con todo. Empieza a investigar la nueva casa para encontrar un nuevo refugio donde esconderse de su padre. Cuando era pequeño solía buscar sitios así con bastante frecuencia, y acabó por acostumbrarse a dormir bajo un cuarto secreto bajo las escaleras, o a pasarse todo un día escondido tras unas cajas. La mayoría de las personas habían hecho esas cosas de pequeños con el fin de encontrar un buen escondite jugando al escondite, no era su caso. Nunca había jugado a ese tipo de juegos como los niños normales, de hecho nunca había tenido amigos. No podía, su padre no le dejaba y si lo hacía le pegaba, como solía seguir haciendo hoy en día. Sigue buscando, guiándose por los pasillos oscuros por el oído, es pronto pero quién sabe si su padre ya tiene clientes a esas horas. Es capaz de hacer cualquier cosa por ganar dinero, nunca se sabe, más vale prevenir que curar.
Cree haber encontrado el sitio perfecto y pega la oreja a la puerta. Nada. Ni un ruido dentro. Abre la puerta y se encuentra con una especie de almacén-trastero. “Perfecto, nadie me buscará aquí”.
La habitación es oscura, llena de humedades por todos lados. Cajas y cajas de trastos y cachivaches para el disfrute de los clientes del padre de Jake, cubren gran parte de las paredes. El resto las recubren estanterías, con más cajas de todo tipo.
Echa un vistazo alrededor, a la busca y captura de algo con lo que poder sentarse sobre el frío suelo. Es entonces cuando se fija en una caja que llama su atención. Se encuentra en lo más alto de la estantería, por lo que es difícil de alcanzar, pero lo que le llama la atención de ella es que parece estar cerrada a cal y canto. “Ahí dentro hay algo importante”, se dice. Intenta alcanzar la caja estirando las manos al máximo pero solo consigue tocarla con la punta de los dedos. Coge una caja de las que hay esparcidas por la habitación y, asegurándose de que no se va a hundir para dentro de la misma, se sube para alcanzar la otra.
Por fin consigue alcanzarla, la abre y lo que ve dentro le deja boquiabierto.  Fotos, papeles de investigación, de todo sobre las chicas secuestradas. “Sabía que las secuestraban, pero no que lo planeaban durante meses”. Observa que también hay un móvil dentro de la caja y lo coge. Comprueba que funcione y, por suerte, lo hace. “No me lo puedo creer”. Coge todo lo que puede y, tras mirar que no se va a cruzar con nadie, sale corriendo hacia su habitación.

*****
Jake llega a su habitación sin encontrarse con nadie, por suerte. Seguramente pronto irán allí a buscarle por no haber aparecido en el comedor con su padre, y tiene que despertar a Sandra antes de que alguien la descubra allí. Deja todos los papeles en el suelo tras cerrar la puerta y se sienta suavemente junto a Sandra.
—Sandra, Sand —la despierta dulcemente—. Vamos, maitia, despierta.
—¡No quiero! —le dice tapándose con la manta—. Quiero seguir durmiendo y nunca más despertar.
—¿Era bonito el sueño?
—Mucho, estaba de nuevo en casa con papá y mamá. También estaba Annie, mi mejor amiga, y tú también. Habíamos conseguido salir de esta mierda.
—¡Hey te dije que saldríamos! Saldremos, yo me ocuparé de ello ¿vale? Te lo prometí, nunca rompo mis promesas. —Dice abrazándola—. Y ahora dime en el sueño… en el sueño… ¿Salía tan guapo como lo soy ahora o más?
—¡Egocéntrico! —dice pegándole con la almohada—. No eres tan guapo como te crees, tío listo.
—¿No? ¿Lo soy más? —bromea mientras la abraza por detrás.
—Já, já, já. Qué gracioso. Eres un creído.
—Y eso es lo que más te gusta de mí.
—Mmmm… frío, frío —añade tras chasquear la lengua. Por fin repara en la caja—: Espera ¿qué es eso?
—Ah sí, papeles. —Dice poniéndose serio de nuevo—. Son… bueno los papeles con referente a vosotras. Os… os espiaban hasta encontraros y… y secuestraros.
—¿QUÉ? ¿Era programado? ¿Durante cuanto tiempo? —dice saltando de la cama a por los papeles y rebuscando en ellos.
—¿Durante cuanto tiempo qué? ¿Qué buscas?
—No hay papeles míos.
—Serán los papeles de las más viejas.
—Pudieron estar espiándome durante meses y yo no me di cuenta —dice mientras comienza a temblar y se arrastra al suelo—. Lo sabían. ¡Claro! Sabían que bajaría sola sobre esa hora, ¡porque era lo que hacía a diario! ¡Me estaban esperando!
—Espera, relájate ¿vale? Eso ya no importa, tranquilízate —la sacude varias veces hasta que consigue que le mire—. ¿Vale? Ya está —dice tras volver a abrazarla. Tras unos minutos, continúa—: ven, mira hay más.
—¿Más aún?
—Sí, ten. Al parecer funciona, pero no he comprobado que tenga cobertura y no confío en que todo se solucione tan fácil, ciertamente —dice tras entregárselo.
—¿Por qué no me lo has dado antes?
—Ya te lo he dicho, porque no creía que fuese a funcionar.
Sandra mira el teléfono ilusionada, Jake tiene razón: no puede ser tan fácil pero ¿qué pierde por intentarlo? Jake se sienta sobre la cama y la mira expectante, ella coge el teléfono y lo enciende.
—No has comprobado que estuviese bloqueada la tarjeta ¿verdad?
—Eh… No, solo que se encendiese —dice con cara de acabar de caer en la cuenta de que no se sabrán el pin de desbloqueo—. ¿Ves? Sabía que no podía ser tan fácil. ¿Ves como daba igual que te lo dijese ahora o más tarde?
—Espera, déjame probar. —Introduce como clave: 123456 y espera a que dé error—. Es una tontería de clave, nadie en su sano juicio la pondría pero por pro… ¡FUNCIONA!
—¿En serio? —dice acercándose más a mirar la pantalla—. Llama a tus padres. Ahora,  diles que te saquen de aquí.
—¡No me pongas más nerviosa! —marca el número de su padre y espera al conocidísimo pitido, pero su decepción llega al no ser eso lo que oye—. El móvil al que llama está apagado o fuera de cobertura. ¡Mierda!
—¡Llama a otra persona! Yo llevo años encerrado aquí, no me sé números.
—Ese el de papá, no me sé el de mamá —dice mordiéndose el labio preocupada—. ¡Espera! ¡Me sé el de Annie!
—¡Espera! No marques. Papá vendrá a buscarme de un momento a otro por no haber bajado al comedor. Veamos… esto aquí —dice tras esconder los papeles en un armario—. Y… y el móvil también al armario —lo guarda también nervioso—. Vale ahora…
—Ahora será mejor que yo vuelva con las chicas antes de que nos encuentren y tú, señorito, vas a bajar a desayunar con tu estúpido padre.
—No pienso…
—No, no piensas está claro. Vas a irte con él para que no te de otra tunda por no ir ¿vale? Y a la noche volveré aquí y llamaremos a Annie ¿está bien?
—Vale. Ves —dice tras despedirse de ella con un beso.

***
Un rato después Jake aparece por fin en el comedor.
—Ya era hora, te he hecho llamar hace horas.
—Perdona, padre. Me despisté, aún no conozco bien esta casa y me perdí.
—Da igual, ayer no viniste a ayudarme…
—Porque estaba postrado en cama por tu culpa —susurra imperceptiblemente.
—¡No murmures!
—Sí, padre.
—Bien las nuevas chicas llegarán hoy, por unos inconvenientes ayer no pudieron llegar. Me vas a ayudar con ellas ¿está claro? Termínate eso y vamos.
—Sí, padre.
—¡Termina!

***
Horas más tarde, tras haber metido a las cuatro chicas nuevas en la desastrosa habitación habilitada para todas las chicas, Jake les pregunta por Sandra:
—No está, Jake.
—No, no, no, no. Dime que no está…
—Lo siento, la solicitó un cliente. Vino tu mismo padre a buscarle, no pudimos…
—Está bien, vosotras no podíais hacer nada.
—Se fue hace bastante, seguro que pronto vuelve —le dice la chica apenada.
Jake asiente tristemente y sale de la habitación de nuevo, con intención de irse hacia la suya. De repente oye que le llaman por detrás y se gira.
—¡Jake! —le llama Sandra.
—¿Estás bien? ¿Después de..?
—Estoy bien —le dice intentando sonreír—. Nos vamos a ir y eso es lo único que importa ahora. ¡Corre! —le coge de la mano y lo arrastra hacia la habitación de él.
—Baja la voz, loca, que si nos pilla mi padre…
—Pero no nos va a pillar. ¡Vamos, corre!
Jake la sigue feliz hasta su habitación. Sandra saca el móvil del armario y marca de nuevo el número de Annie.
—¿Preparado?
—Sí, llama.


 Espero que os guste ^^ Eso es todo! Besosos de osos!





4 comentarios:

  1. Buah,espero el siguiente^^!!a ellas las ponen como prostitutas?es que entonces no sé lo de clientes .___________.
    Besitos^^
    Alicia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe no contesta :P No en serio, todos los misterios que andan por ahí en el aire se desvelara´n solo al final de la obra, tendrás que seguir leyendo si quieres saberlo xP

      El siguiente está en proceso ;)

      Besosos de osos!

      Eliminar
  2. me parece interesante el tema,espero un gran rescate y tambien tengo curiosidad de los clientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste ^^ Ya se verá sin son rescatadas... o no :P

      Besosos de osos!

      Eliminar