jueves, 9 de enero de 2014

Los Rebeldes

¡Hola, soñadores! ¡Al fin el tiempo me deja un rato para poder pasarme por aquí! ¡Feliz año, por cierto! Que no me he podido pasar antes a decíroslo, espero que acabaseis bien el año, y que lo empezaseis mejor. Y sobretodo espero que este año os vaya muy pero que muy bien ;) Bueno, hoy vengo a dejaros un relato, así es que no me enrollo más y os lo dejo, espero que os guste :3

Los Rebeldes
El frío comenzaba a penetrar por sus huesos. Harry llevaba horas caminando por un gélido bosque, El Bosque de Escarcha.
La nieve cubría todas las hojarascas de los árboles, y los troncos de estos estaban congelados, petrificados en una interminable mueca de dolor.
Las cientos de capas que Harry llevaba empezaban a no hacer efecto, el frío había penetrado en su cuerpo de tal forma que cada paso se convertía en un interminable sufrimiento. Se encontraba agarrotado, derrotado, casi muerto. Partes de su cuerpo habían dejado de reaccionar, estaban dormidas, consecuencia del frío que les había penetrado.
Paso tras paso creía no avanzar, la salida parecía cada vez más lejana, interminable. Tan solo el motivo de su partida conseguía alentarlo a seguir avanzando. Corrían rumores de que en El Bosque de Escarcha cada árbol era uno de los Rebeldes. Cada una de aquellas personas que habían luchado en aquella época contra el sistema había sido encerrada en un árbol, permitiéndoles vivir, pero prohibiéndoles moverse, hablar, sentir, crecer…. Tan solo vivos para ver perecer a la gente que se atrevía a entrar en el bosque, en su bosque.
Año tras año partían huérfanos al bosque, queriendo conocer a sus padres, con la esperanza de que fuesen unos de los Rebeldes. Niños que, como Harry, solo querían saber quiénes eran, saber su lugar en el mundo.
Harry seguía avanzando, con una fuerza de voluntad increíble. Pero todo era inútil, el frío, el hambre, las voces que traía el bosque desde que había entrado… No ayudaban.
Un paso más y cayó al suelo. Intentó arrastrarse, levantarse como fuere posible, pero su cuerpo ya no le respondía. Las fuerzas le fueron abandonando, y exhaló su último suspiro.
Y los Rebeldes se vieron obligados a presenciar la pérdida de otra alma inocente, de otro posible hijo perdido.


¡Besosos de osos!


4 comentarios:

  1. ohh, esto es muy intrigante!! no has pensado en escribir un libro sobre esto?? Se lee muy bien!!!
    Ya te sigo :3

    Y te pasas por mi blog?? Voy recn comenzando ^^
    http://conniebubbles.blogspot.com

    Besoos,
    Connie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJA Nah, tan solo es un relato :P Aunque no te digo que no caiga algún día jajaja

      Bienvenida al mundo bloggeril :3

      ¡Besosos de osos!

      Eliminar
  2. Hola, acabo de darte un premio en mi blog:)

    ResponderEliminar